Inicio Salud ‘Mi Gran Mundo’ busca mejorar la comunicación y empatía entre los niños...

‘Mi Gran Mundo’ busca mejorar la comunicación y empatía entre los niños y los padres que padecen de migraña crónica

0
Noticias de Salud

MADRID, 29 (SERVIMEDIA)

La iniciativa ‘Mi gran mundo’ surge como una herramienta que ayude a mejorar la comunicación entre padres e hijos que conviven con la migraña.

Con este objetivo, Lilly, con la colaboración del doctor Jesús Porta- Etessam, neurólogo del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, y el aval de la Sociedad Española de Neurología (SEN) y la Asociación Española de Migraña y Cefalea (Aemice), lanza esta iniciativa, ala que se puede acceder a través de la web de Lilly Neurología.

Este proyecto cuenta con un cómic infantil que recrea escenas del día a día de un niño con su madre con migraña crónica, así como artículos, ejercicios de empatía y relajación o videos explicativos. Todos los materiales son adecuados para la comprensión de menores a partir de 6 años.

De esta forma se persigue evitar que los niños de padres con migraña que no entiendan la enfermedad realicen conclusiones basadas en emociones como el miedo y la preocupación por las visitas al médico de sus padres e, incluso, de culpa por no ayudar ni entender qué tienen sus padres, ira y frustración ante la cancelación de planes y límites, o pensar que la migraña es algo grave.

Otros de los motivos por los que se creó este proyecto es por la alta cantidad de personas que tienen migraña en España: más de cinco millones de personas tienen esta enfermedad, de los cuales 1,5 millones padecen migraña crónica, siendo el 80% mujeres en edad laboral y en pleno desarrollo familiar. Asimismo, esta patología tiene un gran impacto en la calidad de vida de quien la tiene y en su entorno.

El doctor Porta-Etessam destacó que “los hijos de pacientes con migraña faltan más a reuniones con los amigos y pueden tener menos vida social”, y defendió quees “fundamental” que desde pequeños entiendan las enfermedades y las medidas para mejorarlas.

Leer más:  Andalucía ofrece atención médica continua a las más de 12.000 temporeras marroquíes de la fresa

Igualmente, consideró como “importante” que la información se segmente en distintos grupos dentro de la población. Los niños “deben entender la discapacidad, pero también la esperanza en los tratamientos”, explicó.

De esta forma, ‘Mi Gran Mundo’ quiere concienciar a los más pequeños de la realidad de la enfermedad para que la entiendan y ayuden a sus padres con migraña crónica a generar un entorno más empático. Abordará la migraña en un lenguaje dinámico y divertido para los menores, y útil y sencillo para los adultos.

Las familias afectadas podrán normalizar la migraña como una parte de su día a día, exteriorizar los sentimientos de los niños y reforzar la conexión de los miembros de la unidad familiar. ‘Mi Gran Mundo’ incide en cuatro aspectos de esta enfermedad crónica: es temporal, no es peligrosa, no es contagiosa y se puede tratar.

Las escenas del cómic se narran desde la mirada de un niño cuya madre sufre migraña crónica. Primeramente, se explica que la migraña no es solamente un dolor de cabeza, sino que son más cosas, y que hay algunas personas con algunos días de migraña al mes (migraña episódica), pero que la migraña crónica se da cuando los episodios ocurren durante muchos días, 15 o más al mes.

El cómic se divide en tres capítulos: ‘La jungla del silencio’, en el que se describen los efectos de la enfermedad en la persona que la tiene y cómo el niño puede ayudar; ‘El suelo es lava’, que muestra cómo la incapacidad que provoca la migraña limita las actividades cotidianas tanto a la madre como al hijo, y qué hacer para sobrellevarlo; y, ‘¡Estrés! Bajo control’, que explica cómo el estrés no ayuda en el control de la enfermedad y cómo evitarlo en familia.


- Te recomendamos -
Artículo anteriorJosé María Ordavás ha recibido el título honorífico de Doctor Honoris Causa de la Universidad CEU San Pablo
Artículo siguienteLas ONG ambientales demandarán el domingo a la COP28 el fin de los combustibles fósiles y la promoción de la justicia climática