Inicio Salud La proteína AMPK en una dieta puede ser un objetivo terapéutico para...

La proteína AMPK en una dieta puede ser un objetivo terapéutico para tratar los daños vasculares causados por la obesidad

0
Noticias de Salud

MADRID, 21 (SERVIMEDIA)

Un estudio de investigadores del grupo MET-VASC de la Universidad CEU San Pablo de Madrid ha demostrado cómo una dieta sana actuando sobre la proteína AMPK puede constituir una nueva diana terapéutica para los daños vasculares asociados a la obesidad.

La proteína AMPK actúa como sensor energético y presenta un papel clave en la regulación del metabolismo y el tono vascular, al mantener la función endotelial y reducir el estrés oxidativo. La investigación, publicada en la prestigiosa revista ‘Acta Physiologica’, aporta nuevas evidencias sobre los beneficios de los hábitos dietéticos saludables en el control de las enfermedades cardiovasculares. El estudio describe cómo una intervención dietética puede lograr efectos beneficiosos, tanto funcionales como moleculares, similares a los aportados por un tratamiento farmacológico.

Se trata de un trabajo desarrollado por investigadores del Grupo de investigación Metabolismo y Función Vascular (MET-VASC), de la Universidad CEU San Pablo, bajo la dirección de la doctora Beatriz Somoza, en colaboración con la doctora Fernández-Alfonso, de la Universidad Complutense de Madrid, y la doctora Chowen, del Hospital Universitario Niño Jesús. El estudio se aborda dentro de un proyecto financiado por el Ministerio de Economía y Competitividad y por la Fundación Universitaria San Pablo CEU/Banco Santander.

En España, 3 de cada 10 muertes anuales se deben a una enfermedad cardiovascular. De ellas, el 80% podrían haberse evitado, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), siguiendo un estilo de vida saludable y reduciendo los factores de riesgo. Entre esos factores de riesgo, la obesidad destaca por su elevada prevalencia y su relación con el desarrollo de enfermedades como el infarto de miocardio, el ictus, y la insuficiencia cardiaca o renal, principales causas de muerte en los países occidentales.

El papel de la dieta, en su prevención, es bien conocido; sin embargo, como explicó Beatriz Somoza, “en este trabajo se demuestra cómo la alteración de la vía AMPK/CREB/HO-1, responsable del daño endotelial asociado a la obesidad, puede constituir una nueva diana terapéutica. La intervención dietética activa esta vía, lo que demuestra la eficacia del abordaje no farmacológico en el contexto del daño vascular asociado a la obesidad”. Por otra parte, la doctora Somoza destaca el hecho de que una dieta sana mantenida en el tiempo “permite no sólo perder peso, sino también mejorar notablemente la tolerancia a glucosa, lo que puede retrasar o incluso evitar el desarrollo de diabetes Mellitus tipo 2, entre otras alteraciones metabólicas”.

Leer más:  Se celebra el 'Tota Pulchra' en la Catedral de Huesca la víspera de la Inmaculada, como es costumbre

VIDA SALUDABLE

Según los impulsores del estudio, aunque son muchas las evidencias que avalan los beneficios de llevar un estilo de vida saludable en la prevención del desarrollo de enfermedades cardiovasculares y metabólicas, esta investigación pone de manifiesto que la intervención dietética puede incluso revertir alteraciones ya establecidas, por lo que debe considerarse como el pilar fundamental del tratamiento no farmacológico en los pacientes con obesidad.

Además, este resultado, podría contribuir a incrementar la motivación de los pacientes para cambiar sus hábitos dietéticos y, con ello, las probabilidades de éxito en la mejora de su salud cardiovascular. En este experimento se utilizó un modelo de ratón con obesidad inducida por dieta rica en grasa durante 8 semanas. A la mitad de ellos, se le sustituyó esta dieta por una dieta equilibrada durante las 2 últimas semanas. Este corto periodo de tiempo fue suficiente para que el grupo de intervención dietética mostrara cambios metabólicos y vasculares significativos: se redujo el peso y se mejoró el control lipídico, glucémico y la función vascular.

Estos efectos se explicaron por un aumento en la actividad de la proteína AMPK, que actúa como “sensor energético” para las células. Esta proteína presenta un papel clave en la regulación del metabolismo y el tono vascular, al mantener la función endotelial y reducir el estrés oxidativo. El retorno a una dieta saludable aumentó la actividad de la AMPK vascular y la expresión de las proteínas antioxidantes catalasa y hemo-oxigenasa. Además, incrementó la síntesis y disponibilidad de óxido nítrico, uno de los factores más importantes para mantener la función endotelial y, por lo tanto, evitar el desarrollo de la enfermedad cardiovascular.


- Te recomendamos -
Artículo anteriorEl 45,8% de los jóvenes españoles de entre 16 y 32 años experimenta malestar emocional, según un informe de la Fundación Manantial
Artículo siguienteSEMERGEN y SEFAC se unen para estandarizar la comunicación entre médicos y farmacéuticos en beneficio del paciente